Superficie e Interior de la Tierra


Superficie de la Tierra

Pulse sobre la imagen para ampliar

La Tierra, el mayor planeta rocoso, fue creado hace alrededor de 4.5 mil millones de años. Su superficie es única entre los planetas debido a que solamente aquí hay agua líquida. Algunos ejemplos de las características superficiale terrestres son las montañas, terremotos, ríos, volcanes y los desiertos. Sin embargo, hay mucho más debido a la complejidad de nuestro planeta.

La mayor parte de la superficie terrestre está cubierta por agua, y el resto es rocoso. La capa exterior de la Tierra formó una corteza dura a medida que se enfriaba la superficie. La corteza está compuesta por grandes placas que se mueven lentamente. Si dos placas colisionan, se puede provocar la formación de cadenas montañosas. Muchas otras características superficiales también son el resultado de las placas a la deriva.


Características Superficiales de la Tierra

topografia superficie continente americano

Esta imagen de la superficie terrestre muestra los siguientes fenómenos y ocurrencias geográficas, demostrando que la superficie de la Tierra está en movimiento, lo que no sucede en otros planetas. Los continentes, como el continente de Norte América, están a la deriva y se mueven lentamente alrededor de la Tierra.


Sub-tópicos

Interior de la Tierra

El interior de la Tierra consiste de roca y metal y está dividido en cuatro capas, lo que es típico de los planetas rocosos. Las cuatro capas son:

  1. el núcleo interior: de metal sólido
  2. el núcleo exterior: un núcleo fundido fluido
  3. el manto: denso y que consiste básicamente de rocas
  4. la corteza: una capa delgada de material rocoso
capas interiores de la Tierra
Pulse sobre la imagen para ampliar

La temperatura en el núcleo interior llega a ser mayor que en la superficie del sol. A consecuencias de ese intenso calor, los materiales del núcleo exterior y del manto se mueven dando como resultado que las grandes placas que forman la corteza terrestre deriven lentamente en la superficie. También es posible que estas corrientes generen el campo magnético de la Tierra, formando lo que se conoce como magnetosfera.