¿Cómo se forma el Suelo?

Los suelos se desarrollan como resultado de las interacciones del clima, los organismos vivos y la posición del paisaje, ya que influyen en la descomposición del material parental con el tiempo. Las diferencias en el clima, el material parental, la posición del paisaje y los organismos vivos de un lugar a otro, así como la cantidad de tiempo que el material ha estado en su lugar, influyen en el proceso de formación del suelo.

Los cinco factores que forman el suelo son:

factores de formacion del suelo
Fuente imagen: FAO

Material Parental

El material parental se refiere a una gran variedad de material orgánico no consolidado (como la turba fresca) y mineral (rocas y minerales) en los que comienza la formación del suelo. El material mineral incluye rocas parcialmente erosionadas, cenizas de volcanes, sedimentos movidos y depositados por el viento y el agua, o rocas molidas depositadas por glaciares. El material tiene un gran efecto sobre el tipo de suelo desarrollado, así como la velocidad a la que tiene lugar el desarrollo. El desarrollo del suelo puede tener lugar más rápido en materiales que son permeables al agua. Los materiales densos, masivos y arcillosos pueden ser resistentes a los procesos de formación del suelo. En suelos desarrollados a partir de material parental arenoso, el horizonte A puede ser un poco más oscuro que su material parental, pero el horizonte B tiende a tener un color, textura y composición química similares.

Clima

El clima es un factor importante para determinar el tipo de vida vegetal y animal en el suelo. Determina la cantidad de agua disponible para erosionar y transportar los minerales y elementos liberados. El clima, por su influencia en la temperatura del suelo, determina la tasa de meteorización química.

Los climas cálidos y húmedos fomentan crecimiento rápido de plantas y, por lo tanto, una alta producción de materia orgánica. Lo contrario es cierto en climas fríos y secos. La descomposición de la materia orgánica también se acelera en climas cálidos y húmedos. Bajo el control del clima, la congelación y descongelación o la humectación y el secado rompen el material original.

La lluvia provoca lixiviación o lavado de nutrientes. La lluvia disuelve algunos minerales, como los carbonatos, y los transporta a mayor profundidad en el suelo. Algunos suelos ácidos se han desarrollado a partir de materiales parentales que originalmente contenían piedra caliza. La lluvia también puede ser ácida, debido a comtaminación atmosférica.

Organismos vivientes

Las plantas afectan el desarrollo del suelo al suministrar materia orgánica a las capas superiores, reciclandio nutrientes de las capas inferiores a las superiores y ayudando a prevenir la erosión. En general, plantas de raíces profundas contribuyen más al desarrollo del suelo que las de raíces poco profundas porque los canales que crean las raíces permiten un mayor movimiento del agua, lo que a su vez ayuda a la lixiviación. Las hojas, las ramas y la corteza de plantas grandes caen al suelo y son descompuestos por hongos, bacterias, insectos, lombrices de tierra y animales de madriguera. Estos organismos comen y descomponen la materia orgánica liberando nutrientes para las plantas. Algunos organismos transforman ciertos elementos, como el azufre y el nitrógeno, a formas utilizables por las plantas.

Los organismos microscópicos y el humus que producen también actúan como una especie de pegamento para mantener las partículas del suelo juntas en agregados. El suelo bien agregado es ideal para proporcionar la combinación correcta de aire y agua para las raíces de las plantas.

Topografía

La posición del suelo en el terrno causa cambios localizados de humedad y temperatura. Cuando la lluvia cae sobre un terreno, el agua comienza a moverse hacia abajo por la fuerza de la gravedad, ya sea a través del suelo o sobre la superficie, hacia una elevación más baja. A pesar de que el terreno tiene los mismos factores que forman el suelo, clima, organismos, material parental y tiempo, los suelos más secos en posiciones más elevadas pueden ser bastante diferentes de los suelos más húmedos donde se acumula el agua en las zonas más bajas del terreno. Las áreas más húmedas pueden tener condiciones reductoras que inhibirán el crecimiento adecuado de las raíces para las plantas que requieren un equilibrio de oxígeno, agua y nutrientes en el suelo.

La inclinación, la forma y la longitud de la pendiente son importantes porque influyen en la velocidad a la que el agua fluye dentro o fuera del suelo. Si no está protegido, los suelos en pendientes pueden erosionarse dejando una capa superficial más delgada. Los suelos erosionados tienden a ser menos fértiles y tienen menos agua disponible que los suelos no erosionados de la misma serie.

El aspecto de la pendiente afecta la temperatura del suelo. En general, en zonas de medianas y altas latitudes, los suelos en laderas orientadas al norte tienden a ser más fríos y húmedos que los suelos en laderas orientadas al sur. Los suelos en las pendientes orientadas al norte tienden a tener horizontes A y B más gruesos y tienden a ser menos secos.

Tiempo

Se requiere tiempo para la formación de los horizontes del suelo. Cuanto más tiempo la superficie del suelo haya estado expuesta a agentes formadores del suelo, como la lluvia y las plantas en crecimiento, mayor será el desarrollo del perfil del suelo. Los suelos en materiales aluviales o arrastrados por el viento recientes, o en pendientes pronunciadas donde la erosión ha estado activa, pueden mostrar muy poco desarrollo del perfil.

Los suelos en superficies más viejas y estables generalmente tienen horizontes bien definidos porque la tasa de formación del suelo ha excedido la tasa de erosión o deposición geológica. A medida que los suelos envejecen, muchos minerales originales son destruídos. Se forman nuevos minerales secundarios. Los suelos se vuelven más lixiviados, más ácidos y más arcillosos. En muchos suelos bien drenados, los horizontes B tienden a volverse de color más rojo con el tiempo por acumulación de minerales de hierro.

Adaptado de Soils 101


Volver al índice de Ciencias de la Tierra