Marie Tharp (1920-2006)

Por Suzanne OConnell Professor of Earth & Environmental Sciences, Wesleyan University, EE.UU.

Marie Tharp fue pionera en el mapeo del fondo del océano hace 6 décadas; la ciencias aún están aprendiendo sobre esta última frontera de nuestro planeta.


A pesar de todas las expediciones a las profundidades marinas y de las muestras tomadas del lecho marino durante los últimos 100 años, sabemos muy poco sobre los confines más profundos del océano. Y hay buenas razones para aprender más.

La mayoría de los tsunamis comienzan con terremotos debajo o cerca del fondo del océano. El fondo marino proporciona un hábitat para peces, corales y comunidades complejas de microbios, crustáceos y otros organismos. Su topografía controla las corrientes marinas que distribuyen el calor, lo que ayuda a regular el clima de la Tierra.

Mapa pintado a mano del mapa "Fondo mundial del océano" de Heezen-Tharp 1977
Mapa pintado a mano del mapa “Fondo mundial del océano” de Heezen-Tharp 1977, por Heinrich Berann. División de Geografía y Mapas de la la Biblioteca del Congreso. CC BY-ND

El 30 de julio del 2020 marcó el centenario del nacimiento de Marie Tharp, geóloga y oceanógrafa que creó mapas que cambiaron la forma en que la gente se imaginaba los dos terceras partes del planeta. A partir de 1957,Tharp y su socio de investigación, Bruce Heezen, comenzaron a publicar los primeros mapas completos que mostraban las principales características del fondo del océano: montañas, valles y trincheras.

Como geocientífica, creo que Tharp debería ser tan famosa como Jane Goodall o Neil Armstrong. Este es el por qué.

Atravesando el Atlántico

Hasta bien entrada la década de 1950, muchos científicos asumieron que el lecho marino carecía de rasgos distintivos. Tharp demostró que contenía un terreno accidentado y que gran parte de él estaba dispuesto de forma sistemática.

Sus imágenes fueron fundamentales para el desarrollo de la teoría de tectónica de placas: la idea de que placas, o grandes secciones de la corteza terrestre, interactúan para generar la actividad sísmica y volcánica del planeta. Previos Investigadores, en particular Alfred Wegener, notaron lo bien que encajaban las costas de África y América del Sur y propusieron que los continentes habían estado conectados una vez; Tharp identificó montañas y un valle del rift en el centro del Océano Atlántico donde los dos continentes podrían haber sido tirados aparte.

Transectos Este-Oeste a través del Atlántico Norte creados por Tharp
Transectos Este-Oeste a través del Atlántico Norte creados por Tharp. The Floors of the Ocean, 1959.

Gracias a las representaciones, dibujadas a mano, del fondo del océano, de Tharp, se puede imaginar una caminata por el fondo del océano Atlántico desde Nueva York hasta Lisboa. El viaje nos llevaría a lo largo de la plataforma continental. Luego hacia abajo hacia la llanura abisal de Sohm. Necesitaríamos desviarnos alrededor de montañas submarinas, llamadas montes submarinos. Luego se comenzaría una escalada lenta por la Cordillera del Atlántico Medio, una cadena montañosa sumergida de norte a sur.

Después de ascender a 2,500 metros por debajo del nivel del mar hasta el pico de la cresta, descendería varios cientos de pies, cruzaría el valle central de la cresta y avanzaría sobre el borde este de la cresta. Luego volveríamos al fondo del océano, hasta que comencemos a caminar por la vertiente continental europea hasta Lisboa. La caminata total sería de aproximadamente 6,000 kilómetros, casi el doble de la longitud del sendero de los Apalaches.

Mapeando lo invisible

Nacida en Ypsilanti, Michigan, en 1920, Tharp estudió inglés y música en la universidad. Pero luego, en 1943, se inscribió en un programa de maestría de la Universidad de Michigan diseñado para capacitar a las mujeres para que fueran geólogas de petróleo durante la Segunda Guerra Mundial. “Se necesitaban jovencitas para ocupar los trabajos que quedaban abiertos porque los chicos estaban peleando”, recordó Tharp más tarde.

Después de trabajar para una compañía petrolera en Oklahoma, Tharp buscó un trabajo en geología en la Universidad de Columbia en 1948. Las mujeres no podían ir en barcos de investigación, pero Tharp sí podía dibujar y fue contratada para ayudar a estudiantes graduados masculinos.

Tharp trabajó con Bruce Heezen, un estudiante de posgrado que le dio perfiles del fondo marino para que los dibujara. Éstos eran largos rollos de papel que muestran la profundidad del lecho marino a lo largo de una trayectoria lineal, medida desde un barco mediante sonar.

Comenzando con una gran hoja de papel en blanco, Tharp marcó líneas de latitud y longitud. Luego marcaría cuidadosamente el lugar al que había viajado el barco. A continuación, leía la profundidad en cada ubicación del perfil de la sonda, lo marcaba en la trayectoria del barco y así creaba su propio transecto condensado mostrando la profundidad del fondo del océano en función a la distancia que había viajado el barco.

Una ilustración del proceso de mapeo de Marie Tharp.
Una ilustración del proceso de mapeo de Marie Tharp. (a) muestra la posición de dos transectos del barco (A, B) por la superficie. (b) traza de grabaciones de profundidad, como perfiles, exagerando su altura para facilitar la visualización. (c) representación de los perfiles. The Floors of the Ocean, 1959, Fig.1

Una de sus innovaciones importantes fue la creación de bocetos que describían cómo se vería el fondo marino. Estas vistas facilitaron la visualización de la topografía del fondo del océano y la creación de un mapa fisiográfico.

El cuidadoso trazado de Tharp de seis perfiles de este a oeste a través del Atlántico Norte reveló algo que nadie había descrito antes: una hendidura en el centro del océano, de millas de ancho y cientos de pies de profundidad. Tharp sugirió que se trataba de un valle de una grieta (rift), un tipo de depresión larga que se sabía, entonces, que existía en la superficie de la tierra.

Heezen llamó a esta idea “cosas de mujeres” y le dijo a Tharp que volviera a calcular y redactar de nuevo. Cuando lo hizo, el valle de la grieta todavía estaba allí.

Otro asistente de investigación estaba trazando las ubicaciones de los epicentros de terremotos en un mapa del mismo tamaño y escala. Al comparar los dos mapas, Heezen y Tharp se dieron cuenta de que los epicentros caían dentro del valle de la grieta. Este descubrimiento fue fundamental para el desarrollo de la teoría de la tectónica de placas: sugirió que se estaba produciendo un movimiento en el valle de la grieta y que los continentes en realidad podrían estar separándose.

Esta idea fue revolucionaria. Cuando Heezen, con un recién adquirido doctorado, dio una charla en Princeton en 1957 y mostró el valle de la grieta y los epicentros, el presidente del departamento de geología, Harry Hess, respondió: “Has sacudido los cimientos de la geología”.

Resistencia tectónica

En 1959 la Sociedad Geológica de América publicó “Los Pisos de los Océanos: I. El Atlántico norte” (The Floors of the Oceans: I. The North Atlantic”) de Heezen, Tharp y “Doc” Ewing, director del Observatorio Lamont, donde trabajaban. Contenía los perfiles oceánicos de Tharp, sus ideas y acceso a los mapas fisiográficos de Tharp.

Algunos científicos pensaron que el trabajo era brillante, pero la mayoría no creyó así. El explorador submarino francés Jacques Cousteau estaba decidido en demostrar que Tharp estaba equivocada. Navegando a bordo de su barco de investigación, el Calypso, cruzó a propósito la cordillera del Atlántico medio y bajó una cámara de cine submarina. Para sorpresa de Cousteau, la película mostró que existía un valle de grieta en el centro del Atlántico.

“Hay algo de verdad en el viejo cliché de que una imagen vale más que mil palabras y que hay que ver para creer”, observó Tharp en un ensayo retrospectivo de 1999.

¿Qué pudo haber creado la grieta? Hess, de Princeton, propuso algunas ideas en un artículo de 1962. Postuló que magma caliente se elevaba desde el interior de la Tierra en la grieta, se expandía a medida que se enfriaba y así separaba dos placas contiguas. Esta idea fue una contribución clave a la teoría de la tectónica de placas, pero Hess no hizo referencia al trabajo crítico presentado en “Los Pisos de los Océanos”, una de las pocas publicaciones que incluyó a Tharp como coautor.

Todavía midiendo

Tharp continuó trabajando con Heezen para darle vida al fondo del océano. Su colaboración incluyó un mapa del Océano Índico, publicado por National Geographic en 1967, y un mapa del Fondo Mundial del Océano de 1977 que ahora se encuentra en la Biblioteca del Congreso.

Después de la muerte de Heezen en 1977, Tharp continuó su trabajo hasta su muerte en 2006. En octubre de 1978, Heezen (póstumamente) y Tharp recibieron la Medalla Hubbard, el mayor honor de la National Geographic Society, uniéndose a las filas de exploradores y descubridores como Ernest Shackleton, Louis y Mary Leakey y Jane Goodall.

Hoy en día, los barcos utilizan un método llamado mapeo de franjas, que mide la profundidad sobre una ruta similar a una cinta en lugar de a lo largo de una sola línea. Las cintas se pueden coser juntas para crear un mapa preciso del fondo marino.

 mapa fisiográfico del Atlántico Norte de Marie Tharp
Izquierda. Detalle de las Islas Canarias a partir del mapa fisiográfico del Atlántico Norte de Marie Tharp. Derecha. Representación moderna de mapeo de franjas de la misma área. Los colores indican profundidad. Vicki Ferrini, Lamont-Doherty Earth Observatory

Pero debido a que los barcos se mueven lentamente, un barco tardaría 200 años en trazar un mapa completo del lecho marino. Se está llevando a cabo un esfuerzo internacional para mapear todo el fondo del océano en detalle para 2030, utilizando varios barcos, dirigido por la Fundación Nippon y la Carta Batimétrica General de los Océanos.

Esta información es fundamental para comenzar a comprender cómo se ve el fondo marino a escala de vecindario. Marie Tharp fue la primera persona en mostrar la rica topografía del fondo marino y sus diferentes vecindarios.


Basado en artículo publicado en The Conversation – 28 de julio de 2020. Republicado con permiso de la autora.