Educación Ambiental - notas breves

Especies únicas de Australia se enfrentan a un indetenible cambio climático

19 de septiembre de 2012

El impacto del cambio climático sobre las plantas, animales y ecosistemas únicos de Australia causará la extinción y la pérdida de servicios de los ecosistemas y requiere de nuevas formas de pensar acerca de la conservación de la biodiversidad, según la agencia científica nacional de Australia.

Realizado por la Organización de Investigaciones Científicas e Industriales, CSIRO, el estudio analizó modelos del 100 por ciento de la masa terrestre de Australia e hizo análisis ecológicos detallados de los cuatro biomas prioritarios, que cubren alrededor del 80 por ciento de Australia.

Bosque de eucaliptos
Bosque de eucaliptos en Victoria, Australia. (Foto: Fir0002/Flagstaffotos)

"El cambio climático es probable que comience a transformar algunos de los paisajes naturales de Australia para el 2030", dijo el investigador principal, el Dr. Michael Dunlop. "Para 2070, los impactos ecológicos probablemente serán muy significativos y generalizados".

"Muchos de los ambientes en que viven actualmente nuestras plantas y animales desaparecerán del continente", dijo. "Nuestros nietos probablemente experimentarán paisajes que serán muy diferentes a los que hemos conocido".

Los investigadores del CSIRO analizaron en detalle los efectos del clima y las opciones de adaptación en cuatro biomas: praderas de mogotes del interior árido de Australia; sabanas y pastizales tropicales; praderas y montes templados con gramíneas; y bosques esclerófilos del sureste de Australia, los cuales son bosques abiertos de eucaliptos.

El estudio sugiere que la comunidad australiana y los científicos necesitan iniciar un replanteamiento de lo que significa conservar la biodiversidad, ya que la gestión de las especies amenazadas y el detener el cambio ecológico se hace cada vez más difícil.

"Tenemos que dar a la biodiversidad la mayor oportunidad para adaptarse de forma natural en un entorno cambiante y variable, en lugar de tratar de evitar el cambio ecológico", dijo el doctor Dunlop.

Koala
Koala, Phascolarctos cinereus, en el Santuario de Vida Silvestre Currumbin en Queensland, Australia (Foto: neutron girl)

Australia tiene un millón de especies nativas diferentes. Más del 80 por ciento de las plantas con flores, mamíferos, reptiles y ranas del país son exclusivos de Australia, junto con la mayoría de sus peces de agua dulce y casi la mitad de sus aves.

Sin embargo, bajo la presión de los cambios en el hábitat, la sobreexplotación, la contaminación, las especies exóticas invasoras y el cambio climático, la biodiversidad de Australia ya está en franco declive, posiblemente más rápido que en cualquier otra parte del mundo.

Australia tiene el peor récord de extinción de mamíferos en el mundo - 27 mamíferos se han extinguido en los últimos 200 años.

Además, más de 1,500 mamíferos, aves, reptiles, anfibios y plantas están clasificadas como amenazadas de extinción por la legislación federal. El gobierno australiano también ha identificado a 3,000 ecosistemas en peligro de extinción.

El doctor Dunlop dijo que el cambio climático magnificará las amenazas actuales a la biodiversidad, tales como la eliminación de del hábitat, la extracción de agua y las especies invasoras.

Los futuros cambios inducidos por el clima en la agricultura, el abastecimiento de agua y electricidad, podrían aumentar la presión sobre las especies y los ecosistemas.

"Estas otras amenazas han reducido la capacidad de las especies nativas y de los ecosistemas para hacer frente a los impactos del cambio climático", dijo el doctor Dunlop.

Rosella carmesí
Rosella carmesí, Platycercus elegans, en la Bahía Callala, Nueva Gales del Sur, Australia. En la actualidad, esta ave no se encuentra en peligro de extinción. (Foto: Wardie44B)

Antes de preocuparse por el cambio climático, la mayoría de los objetivos de conservación se han centrado en la preservación de la biodiversidad como es, o restaurarlo a alguna condición previa a un estado actual de degradación, o como mucho permitir alguna fluctuación dentro de límites definidos, según el estudio.

Sin embargo, el estudio encuentra que, el cambio climático "provocará cambios continuos y direccionales en la genética, la abundancia y la distribución de muchas especies y en la composición, estructura y función de los ecosistemas".

Aunque la mayoría de estos cambios serán "esencialmente imparables", dice el estudio, en algunas situaciones la gestión podría tener alguna influencia en cómo los cambios se desarrollan y puede ser capaz de reducir algunas de las pérdidas.

"Esto podría necesitar nuevas expectativas de la comunidad, posiblemente nuevas direcciones en las políticas de conservación, y una ciencia nueva para guiar el tratamiento", dijo el Dr. Dunlop.

"Para ser eficaz, también necesitamos estrategias flexibles que puedan aplicarse mucho antes del cambio ecológico a gran escala. Probablemente será demasiado tarde para reaccionar una vez que el cambio ecológico sea claramente evidente y generalizado", dijo.

El estudio encontró que el Sistema Nacional de Reservas continuará siendo una herramienta efectiva de conservación bajo el cambio climático, pero la conservación del hábitat en tierras privadas será cada vez más importante para ayudar a que las especies y los ecosistemas se adapten.

"Si bien el fuego en sí no es una amenaza para la mayoría de la biodiversidad australiana, los regímenes alterados de fuego probablemente sean un importante promotor de cambio ecológico y un promotor potencial de impacto humano adicional.

Los períodos secos probablemente produzcan temporadas de incendios más largas y tiempos más capaces de soportar intensos incendios en gran parte de Australia ", según el informe de CSIRO.

Índice de Notas

Autor de las páginas: José E. Marcano