Educación Ambiental - notas breves

Plantación de palma aceitera afectaría el "corazón" de la biodiversidad de Camerún

15 de enero de 2008

Un 'punto caliente' ("hotspot") de biodiversidad en Camerún y el aceite de palma sostenible en general están amenazadas cuando un gran promotor de una plantación de palma de aceite abandona de la organización que establece los estándares ambientales para la industria del aceite de palma, advierten los ecologistas.

Herakles Farms, con sede en Nueva York, planea desarrollar una plantación de palma de aceite de unas 70,000 hectáreas en un área de la provincia Suroeste de Camerún, ahora cubierta por selva tropical rica en especies y rodeado por dos parques nacionales, una reserva forestal y un santuario de vida silvestre.

A principios de septiembre pasado, la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible, ("Roundtable on Sustainable Palm Oil" - RSPO), anunció que Herakles había renunciado. Una organización multilateral con sede en Malasia, la RSPO busca acercar la industria del aceite de palma a la sostenibilidad, al exigir a los miembros a respetar estrictas normas ambientales, incluyendo la no conversión de bosques valiosos para nuevas plantaciones de aceite de palma.

Vivero de palma de aceite
Vivero de aceite de palma Herakles Farms / SGSOC,
poblado de Talangaye, provincia Suroeste, Camerún.
(Foto: D. Hoyle / WWF Camerún)

El sitio de la plantación se encuentra dentro de un 'hotspot' de biodiversidad reconocido a nivel mundial entre el Parque Nacional Korup, la Reserva Forestal Rumpi Hills, el Parque Naciona Bakossi y el Santuario de Vida Silvestre Banyang-Mbo. Estas áreas son hábitats clave para los primates, elefantes, búfalos y muchas raras y endémicas de especies de aves, animales y plantas que aparecen en la Lista Roja de la UICN.

El grupo ecologista WWF fue uno de los nueve demandantes a la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible que alegó que Herakles no había seguido las directrices de la RSPO sobre nuevas plantaciones destinadas a proteger los bosques de alto valor de conservación y los intereses de la comunidad.

Los querellantes solicitaron a Herakles que realizara una adecuada Evaluación de Alto Valor de Conservación de la totalidad del área de concesión de 70.000 hectáreas antes de iniciar el desarrollo. También pidieron que la compañía resolviera asuntos tales como velar por el respeto de los derechos de tenencia de tierras, la implementación del proceso de consentimiento libre, previo e informado y comunicaciones transparentes con las partes interesadas.

La Mesa Redonda había pedido a Herakles que suspendiera las talas mientras se estaba en discusión con los querellantes.

Pero en su carta de 24 de agosto en que renuncia a la RSPO, Carmine Farnan, vicepresidente de Herakles, escribió que la empresa había renunciado porque, "... el proceso de quejas está evitando que la empresa adelante durante un período crítico y urgente, en la que debemos traladar nuestra primera siembra de las plántulas del vivero al campo".

Buho barrado de Sjostedt
Buho barrado de Sjostedt, en el Parque Nacional Korup, Camerún.
(Foto: Nigel Voaden)

"Este es un día muy triste para Camerún", dijo Basile Yapo, director nacional de WWF Camerún, uno de los grupos denunciantes. "WWF cree que el aceite de palma sostenible puede ser una realidad en Camerún, pero sólo si se produce por las empresas responsables de acuerdo con los principios y criterios de la RSPO, apoyadas por políticas sostenibles de uso de la tierra y participación de las comunidades locales".

Los otros querellantes son: RELUFA (Red de Lucha contra el Hambre Camerún), SAVE Wildlife Conservation Fund, Centro para el Medio Ambiente y el Desarrollo en Yaundé, la Agencia Alemana para la Cooperación Internacional, académicos e investigadores de la Universidad James Madison, la Universidad de Duke, la Universidad de Goettingen y un consultor independiente de medio ambiente, así como de Greenpeace Internacional.

Los querellantes alegan que el desarrollo de Herakles constituye una violación de las leyes y reglamentos nacionales. Afirman que debido a que el área de desarrollo propuesto está rodeado por un bosque nacional protegido, la tala puede alterar el paisaje ecológico y las rutas de migración de especies protegidas. Temen que la limpieza de estas áreas puede resultar en la pérdida de recursos hídricos y de terrenos agrícolas de subsistencia de las comunidades locales.

En un comunicado emitido, el Instituto Oakland, en colaboración con Greenpeace Internacional, advirtió que Herakles Farms y su subsidiaria local SG Sustainable Oils Cameroon están involucrados en un negocio de arrendamiento de tierras por 99años que es "cuestionable bajo las leyes camerunesas" y "opuesto por la población local desde 2010".

"La compañía negoció condiciones que son extremadamente favorables para la empresa, por ejemplo, las bajas tasas de arrendamiento y la eliminación de todos los impuestos de exportación durante los próximos 99 años", dicen el Oakland Institute y Greenpeace.

Protesta en Toko
Una protesta en el pueblo de Toko contra SGSOC, junio 2012.
(Foto: Franck Bieleu / Oakland Institute)

El proyecto "podría deforestar un área de aproximadamente ocho veces el tamaño de Manhattan que sirve como un corredor vital entre las cinco áreas protegidas diferentes", advierten.

"Haber sido desarrollado sin la consulta y el consentimiento adecuado de muchas comunidades locales, este proyecto es un ejemplo de cómo la lucha por la tierra en África amenaza el desarrollo sostenible y los derechos humanos", dice el Instituto Oakland y Greenpeace.

Las evidencias en el documental "La debacle de Herakles", producido por el Instituto Oakland, documentan el alcance de la resistencia de la comunidad y la destrucción de los bosques que será el resultado de este proyecto.

En la carta de renuncia de Farnan, vicepresidente de Herakles, dijo: "Seguimos comprometidos con el desarrollo sostenible y seguiremos las directrices de RSPO y de CFI como nuestros estándares para cualquier desarrollo relacionado con la palma de aceite".

"Además", escribió Farnan, "tenemos la intención de trabajar con organizaciones no gubernamentales, las comunidades locales, las universidades y el Gobierno de Camerún para establecer las normas de desarrollo de la palma de aceite, que reflejen las necesidades de la población, el medio ambiente y el país".

Tala en Camerún
Troncos abandonados próximos al vivero de palma aceitera de Herakles Farms.
(Foto: Jan-Joseph Stok / Greenpeace)

Pero Frederic Mousseau, autor del informe y director de política del Instituto Oakland, es escéptico, al llamar al enfoque de Herakles como "lavado verde".

Bruce Wrobel, presidente de Herakles Farms, ha establecido una organización no gubernamental, Todo para África, que según él traerá resultados adicionales de desarrollo, a través del uso de los ingresos de aceite de palma para la financiación de proyectos de desarrollo.

Mientras que Todo para África afirma que su objetivo es plantar árboles, no dice nada sobre el hecho de que la plantación resultará en deforestación, pérdida de biodiversidad y conversión de tierras naturales y bosques en un monocultivo, señalan sus críticos.

Frédéric Amiel, líder de la campaña forestal de Greenpeace Francia, dijo: "Si Herakles Farms estaba realmente por apoyar el desarrollo y la protección del medio ambiente, como dicen, entonces no estarían estafando a los cameruneses en virtud de un contrato donde se paga tan poco como de US$0.50 dólares a US$1.00 por hectárea por año. No estaría convirtiendo bosques valiosos en grandes plantaciones de palma aceitera. Esta plantación de palma de aceite causaría estragos ambientales y dislocaría las comunidades que dependen de los bosques ".

El Instituto Oakland y Greenpeace apoyan la demanda por parte de las ONG de Camerún pora una moratoria sobre nuevas concesiones agroindustriales hasta que el país haya desarrollado un nuevo enfoque para el otorgamiento de concesiones de tierras.

Bruce Wrobel
Bruce Wrobel
(Foto: All for Africa)

Adam Harrison, representante de WWF Internacional en el Consejo Ejecutivo de la RSPO, dijo: "Los bosques en el corazón verde de África son blancos vulnerables de expansión, ya que las empresas de palma de aceite buscan más allá de Indonesia y Malasia por nuevas tierras para expandir la producción de aceite de palma".

"WWF pide a los inversores a sólo apoyen a miembros de la RSPO que activamente se adhieren a los principios de la RSPO", dijo Harrison. "Los inversores también deberían fomentar el desarrollo en tierras degradadas con el fin de evitar más impactos negativospor el negocio de la palma aceitera sobre los bosques, las especies y las personas."

WWF apoya la producción de los pequeños productores de aceite de palma, que es menos eficiente pero apoya mejor la economía local.

El aceite de palma es un aceite vegetal comestible que se utiliza como aceite para cocinar y como un ingrediente en alimentos procesados tales como margarina y productos horneados. El aceite de palma se utiliza en la industria cosmética, y los residuos de palmiste se utiliza como alimento para animales y en la generación de electricidad co-combustión. El aceite de palma también se pueden convertir en biocombustible.

A nivel mundial, 50 millones de toneladas de aceite de palma se producen cada año, 39 por ciento de la producción mundial de aceites vegetales. Camerún produce actualmente sólo 230,000 toneladas al año.

Para obtener más información, véanse los informes, en inglés, sobre el desarrollo de la palma aceitera en Camerún por WWF y el Instituto Oakland. En el website del Instituto Oakland también puede verse el documental producido por ellos.

Índice de Notas

Autor de las páginas: José E. Marcano