Educación Ambiental - notas breves

Pequeñas minas ilícitas de oro devoran el bosque pluvial amazónico de Perú

28 de octubre de 2013

La minería de oro está cubriendo un área en la región Madre de Dios, región de la Amazonía peruana rica en términos biológicos, que se ha cuadruplicado durante el período 1999-2012, según un estudio publicado online.

Por primera vez, los investigadores han podido hacer el mapa de la extensión real de la minería de oro al combinar informaciones de estudios de campo con mapas aéreos y monitoreo satelital de alta resolución.

Carnegie Airborne Observatory
El Carnegie Airborne Observatory vuela
sobre la región Madre de Dios de Perú.
(Foto: Greg Asner / Carnegie Airborne Observatory)

Los mapas muestran que la tasa anual promedio de pérdida de bosque se ha triplicado en esta región del sureste de Perú desde la recesión de 2008, cuando subió el precio del oro.

Hasta este estudio, miles de pequeñas minas clandestinas de oro que han prosperado desde la crisis económica no habían sido monitoreadas en esta región baja del bosque pluvia amazónico.

El equipo de investigaciones, dirigido por Greg Asner de la Institución Carnegie en colaboración con funcionarios del Ministerio peruano del Ambiente, usaron el Carnegie Landsat Analysis System-lite, conocido como CLASlite, para detectar y mapear tanto las grandes operaciones mineras como las pequeñas.

"Nuestros resultados revelan mucho más daños al bosque pluvial que lo que anteriormente se había reportado por el gobierno, ONGs u otros investigadores", dijo Asner. "En total, encontramos que la tasa de pérdida de bosque debido a la minería de oro se aceleró de 2,166 hectáreas por año antes de 2008 a 6,145 hectáreas cada año luego de la crisis financiera global que hizo aumentar notablemente los precios del oro".

CLASlite difere de otros métodos satelitales de mapeo. Usa algoritmos para detectar cambios en el bosque en áreas tan pequeñas como 10 metros cuadrados, permitiendo que los científicos puedan detectar alteraciones a pequeña escala que no pueden ser detectadas por los métodos satelitales tradicionales.

El equipo apoyó los resultados satelitales con estudios de campo y datos del Carnegie Airborne Observatory (CAO). Los datos de campo y del CAO confirmaron hasta en 94 por ciento las detecciones de minas por CLASlite.

El Carnegie Airborne Observatory usa Light Detection and Ranging, or LiDAR, una tecnología que hace un barrido con luz de lasar a través del dosel de la vegetación para crear una imágen de esta en 3-D. Esto puede señalar incluso la localidad de árboles simples que están erectos a una resolución de 1.1 metro.

Este nivel de detalle fue usado para evaluar que tan bien CLASlite determinaba las condiciones forestales en las áreas de minería.

Las datos del CAO también fueron usados para evaluar la exactitud de los mapas de CLASlite a lo largo de los bordes de las minas grandes, y las pequeñas minas inaccesibles que están separadas de caminos y ríos para evitar su detección.

Mapa de Perú
Este mapa CLASlite muestra las áreas a lo largo del río Madre de Dios dañadas por la minería de oro entre 1999 y 2012.
(Foto: Greg Asner, CLASlite)

Además de dañar los bosques tropicales, la minería de oro libera sedimientos tóxicos hacia los ríos, con efectos severos sobre la vida acuática.

Otra investigación reciente ha demostrado que la minería de oro en Perú ha contribuido a la extensa contaminación con mercurio que está afectando a toda la cadena alimenticia, incluyendo los alimentos ingeridos por las personas que viven en la región.

Los mineros también cazan animales salvajes, reduciendo los animales de bosques pluviales alrededor de las áreas mineras y afectando el equilibrio ecológico.

Los resultados de este estudio no serán engavetados, según dijo el co-autor Ernesto Raez Luna, asesor del ministro en el Ministerio peruano del Ambiente.

"Obtener buenas informaciones sobre la minería ilegal de oro, que sirvan de guía para políticas sensatas y decisiones de controles, había sido particularmente difícil hasta ahora", dijo Raez. "Finalmente, tenemos datos muy detallados y exactos que pueden convertirse en acción gubernamental".

"Estamos usando este estudio para alertar a los peruanos sobre el terrible impacto de la minería ilegal en uno de los enclaves más importante de la biodiversidad en el mundo, un lugar que hemos jurado, como nación, proteger para toda la humanidad", dijo Raez. "Nadie debe comprar un gramo de este oro de la selva. La minería debe detenerse".

Para 2012, las pequeñas minas ilícitas representaban más de la mitad de todas las operaciones mineras en la región.

El estudio muestra que las grandes minas, que fueron el foco de investigaciones previas, son grandes contaminadores pero están pasando a un papel subordinado en relación a los miles de pequeñas minas en cuanto a la degradación del bosque tropical por toda la región.

Esta tendencia resalta la importancia de usar este nuevo sistema de monitoreo de alta resolución para seguir vigilando esta causa creciente de pérdida forestal, dijeron los investigadores.

Asner dijo, "La fiebre del oro en Madre de Dios, Perú, excede los efectos combinados de todas las otras causas de pérdida forestal en la región, incluyendo corte, crianza de animales y agricultura. Esto es realmente importante debido a que estamos hablando de un "punto caliente" de la biodiversidad global. La increíble flora y fauna de la región está perdiéndose debido a la fiebre del oro".

Los resultados de esta investigación están publicados en la edición online temprana de la revista "Proceedings of the National Academy of Sciences" para la semana del 28 de octubre de 2013.

Índice de Notas

Autor de las páginas: José E. Marcano