Educación Ambiental - notas breves

Costo para salvar todas las especies en peligro + hábitats = US$80 mil millones por año

12 de octubre de 2012

La inversión de US$80 mil millones por año podría desiminuir el riesgo de extinción para todas las especies amenazadas y proteger los lugares de conservación más importantes a nivel global, según el primer estudio de su clase presentado en octubre por un equipo internacional de científicos de conservación.

Para evitar la extinción provocada por los humanas y mejorar el estatus de conservación de todas las especies animales y vegetales que se sabe que están globalmente amenazadas costaría apenas una fracción del total – no más de US$4.76 mil millones anuales, según el estudio.

Grullas siberianas
La única población sobreviviente de la grulla siberiana, En Peligro Crítico, utiliza casi exclusivamente el lago Poyang, China, como su hábitat de invierno.
(Foto: Iryna SF Bay)

“El total requerido es menos del 20 por ciento del gasto global anual que hacen los consumidores en bebidas gaseosas”, dijo el autor principal del trabajo, Donal McCarthy, economista ambiental de BirdLife International, organización británica sin fines de lucro, y la Sociedad Real para la Protección de las Aves.

El estudio fue presentado en Hyderabad a los delegados de 160 gobiernos que trabajan en la conservación de la biodiversidad en la Conferencia de las Partes a la Convención de Diversidad Biológica, CDB.

Los gobiernos tienen la tarea de definir los próximos pasos necesarios para implementar el Plan Estratégico para la Biodiversidad 2011-2020, que se acordó hace dos años en la conferencia CDB en Nagoya, Japón.

Luego del fallo de los previos compromisos globales en reducir la tasa de pérdida de biodiversidad, en 2010 todos los gobiernos participantes de la Convención sobre la Diversidad Biológica adoptaron un nuevo plan estratégico – incluyendo 20 de las llamadas Metas de Aichi que se cumpliría para 2020. El Plan Estratégico y sus 20 Metas de Aichi sobre Biodiversidad son el marco acordado para el trabajo con la biodiversidad en el sistema de Naciones Unidas.

De acuerdo con sus compromisos en Nagoya, durante los últimos dos años los países han estado actualizando sus estrategias nacionales para la biodiversidad y los planes de acción para lograr las Metas de Aichi.

Orangutanes
Orangutanes en peligro se balancean en la selva de Indonesia.
(Foto: Runaway Juno)

Pero las negociaciones de financiamiento están todavía sin resolverse debido a lo que los autores del estudio llaman “una falta de voluntad política e informaciones parciales de las inversiones necesarias ”.

El nuevo estudio contiene la primera información válida sobre los costos financieros de alcanzar las dos Metas de Aichi que los autores consideran más urgentes: salvar las especies amenazadas y proteger lugares claves para la conservación.

El estudio (en inglés) fue publicado en la revista Science, con el título, “Financial Costs of Meeting Two Global Biodiversity Conservation Targets: Current Spending and Unmet Needs,”. Fue escrito por un equipo lidereado por BirdLife International y la Sociedad Real para la Protección de las Aves (RSPB, por sus siglas en ingés), que es el afiliado de BirdLife en el Reino Unido.

El estudio usa datos para aves, la clase de organismos mejor conocidos, para estimar los costos de alcanzar las metas de conservación para toda la naturaleza.

Según la Lista Roja de Especies Amenazadas mantenida por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), de un total de 63,837 especies evaluadas, 19,817 están amenazadas de extinguirse.

Estas cifras incluyen 41 por ciento de todos los anfibios, 33 por ciento de los corales de arrecifes, 25 por ciento de los mamíferos, 13 por ciento de las aves y 30 por ciento de las coníferas.

Ave en peligro
Macho del ave En Peligro Crítico Corona de Fuego de Juan Fernández, Sephanoides fernandensis, endémica a las Islas Juan Fernández, Chile.
(Foto: Kevin D. Mack / IUCN)

Los autores estiman que constaría entre US$880 millones y 1.23 mil millones anualmente durante la próxima década para reducir el riesgo de extinción a todas las especies globalmente amenazadas de aves lo suficiente para mejorar en una categoría en la Lista Rojas de Especies Amenazadas de la IUCN.

Eso significaría merar el estatus de conservación de una especie de En Peligro Crítico a En Peligro, por ejemplo, o de Vulnerable a Menor Preocupación.

Apenas el 12 por ciento de este financiamiento se está actualmente suministrando.

"Las limitaciones que hemos identificados subrayan una necesidad clara y urgente para incrementar sustancialmente la inversión para la conservación de la biodiversidad. Los costos totales son muy pequeños en relación a los costos de no acción", dijo McCarthy. "El total es apenas uno de cuatro por ciento del valor neto de los servicios del ecosistema que se están perdiendo anualmente, para los cuales se estima un rango de US$2 a 6.6 billones".

El Dr. Stuart Butchart, Coordinador Global de Investigaciones de BirdLife International, dijo, "Las sumas totales podrían parecer grandes, pero estas son las inversiones, no las cuentas. Salvar la naturaleza tiene sentido económico debido al retorno en términos de servicios y beneficios que reciben en retorno las personas, desde mitigación del cambio climático hasta la polinización de los cultivos".

Rana de Australia
Endémico de la Bioregión de los Trópicos Húmedos en el noreste de Australia, la rana endémica de Australia Litoria dayi ha desaparecido de todos los sitios altos dentro de su rango.
(Foto: Stephen Richards / IUCN)

Los negociadores se enfrentan al reto de corregir el actual desequilibrio entre los mayores recursos disponibles en países más ricos y las mayores necesidades de conservación en países ricos en biodiversidad pero financieramente pobres.

"Resolver la actual crisis de financiamiento de la conservación es urgente," dijo Butchart. "Mientras más se retrasen las inversiones en conservación, más crecerán los costos y mayores serán las dificultades de lograr con éxito las metas".

Los gobiernos mundiales se han comprometido a aumentar la cubierta por áreas protegidas para 2020, pero la mitad de los sitios más importantes del mundo para la naturaleza están actualmente sin protección.

"En Nagoya, acordamos el Gran Plan con metas ambiciones y aún así realistas para salvar la biodiversidad de nuestro planeta", dice Julia Martron-Lefèbre, DirectoraGeneral de IUCN. "Necesitamos mantener el impulso. Continúa la pérdida de biodiversidad y se ha sobrepasado las seguras fronteras planetarias. Es tiempo para una revisión seria del progreso que hemos hecho para convertir el Gran Plan en Gran Acción".

"Hace dos años en Nagoya, el mundo estableción un marco para alcanzar las Metas para la Biodiversidad de Aichi", dijo Braulio Ferriera da Souza Dias, secretario ejecutivo de la Convención sobre la Diversidad Biológica. "Desde entonces hemos visto progresos significativos alrededor del mundo. Esto anima pero sabemos que necesitamos hacer más para lograr las ambiciones del Plan Estratégico y alcanzar las Metas de Aichi. Esto será un reto ya que involucra costos a corto plazo. Sin embargo, los beneficios ambientales y sociales se verán a largo plazo. La mayoría de las veces, esto simplemente significará gastar los recursos existentes de una manera diferente".

Índice de Notas

Autor de las páginas: José E. Marcano