Accesibilidad

Llanos Costeros del Atlántico

Tierras bajas al oeste del río Bajabonico. Esta subregión, situada al extremo occidental y en la zona de menor precipitación pluvial de los Llanos Costeros del Atlántico, se extiende desde Punta Mangle al oeste hasta el río Bajabonico al este.

Llano de Bajabonico. Este llano es un valle formado por el río del mismo nombre. Se ensancha en la línea de la costa y se estrecha en el fondo, donde toma el nombre de Llanos de Pérez. Aquí, en los Llanos de Pérez, está el poblado de Imbert y las plantaciones de caña de azúcar del ingenio Amistad. Debido a la Sierra Atravesada, que corta la corriente húmeda de los vientos alisios, el valle de Bajabonico, en su faja costera, tiene escasa precipitación pluvial, menos de 700 mm de lluvia al año. En la costa de esta llanura se encuentra la localidad donde Colón fundó la primera ciudad de América: La Isabela.

Llanura de Puerto Plata o Valle del Camú del Norte. Este es un valle formado por el río Camú del Norte y otros arroyos. Se inicia, en la faja costera, en la misma ciudad de Puerto Plata y llega hasta Sosúa, donde unas pequeñas colinas lo separan del valle costero de Yásica. Esta subregión tiene una mayor provisión anual de lluvia que las subregiones situadas al oeste y menor que las situadas al este. La ciudad de Puerto Plata recibe un promedio anual de precipitación de 1,788 mm.

Valle o Llano de Yásica. Al igual que el llano de Puerto Plata, que era antes una bahía, el Valle del río Yásica es un valle formado por este río y sus afluentes. La principal población es Sabaneta de Yásica. Este valle se extiende desde Cabo Macorís al oeste hasta Punta Gorda al este.

Río Yásica
Río Yásica próximo a su desembocadura

Esta subregión tiene aproximadamente una precipitación media anual que varía de 1,700 mm a más de 2,000 mm, correspondiendo el promedio más bajo a su porción occidental, que limita con la Llanura de Puerto Plata, y el más alto a su porción oriental, que limita con la Llanura de Río San Juan. La ciudad de Gaspar Hernández, que está situada en esta subregión, tiene un promedio anual de lluvia de 2,053 mm.

En el relieve de este llano, existen lugares donde los arroyos no pueden drenar directamente al mar, formando lagunas y ciénagas. Esta dificultad para el drenaje se debe a que el mar levanta una barrera de arena a lo largo de la línea costa. Cuando se viaja de Sosúa a Sabaneta de Yásica y Gaspar Hernández, es visible esta barrera de arena, que forma médanos o dunas a un lado de la carretera, y lagunas y ciénagas al otro.

Llanura del río San Juan. Es un pequeño valle muy similar al de Yásica, formado por el río San Juan y otros arroyos. La población principal es Río San Juan.

Llano de Boba. Este valle, a diferencia de los demás valles costeros del Norte, no se levantó del mar debido únicamente a los arrastres aluvionales de los ríos que lo riegan. Los ríos Boba y Baquí han contribuido, sin duda, a su formación con sus cuotas en aluviones. Pero este valle presenta en su relieve sabanas estériles, como las de Los Jengibres y Arroyo Sabana, y tierras de penillanuras, como las de Baoba del Pinal. Estas sabanas y penillanuras no son tierras de aluviones y debemos pensar que este valle, en general, se levantó debido al diastrofismo, o sea fuerzas interiores de la corteza terrestre. Aquí las lluvias son abundantes pero no hay gran densidad de población.

Llanura de Nagua. Este valle fue formado por el río Nagua. Está separado del valle de Boba por ramificaciones que bajan de la loma Quita Espuela y llegan a la costa, precisamente donde está la mayor población del valle, la ciudad de Nagua. El valle de Nagua se confunde por el sur con las tierras pantanosas del Gran Estero.

Arriba

Página anterior Ir a Regiones

Copyright © 2009-2014 José E. Marcano M.